prestamos al instantes

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
    prestamos al instantes

  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Reunificar deudas sin hipoteca, iAhorro

Unificar deudas sin hipoteca

Equilibrar las finanzas personales

Unificar deudas y préstamos mediante un préstamo personal, si no tenemos inmueble que hipotecar, es un objetivo bastante difícil de conseguir. Reunificar deudas mediante una hipoteca le da al banco una doble garantía, la del inmueble hipotecado y la personal, ya que igualmente respondemos con todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Para saber si tenemos posibilidades de reunificar sin hipoteca, debemos analizar los siguientes puntos:

  • La razón de nuestro sobreendeudamiento. A fin de cuentas, tenemos que dar una explicación plausible al banco de por qué tenemos tantas deudas. Si la razón es que gastamos de forma sistemática más de lo que ingresamos, pocas posibilidades tendremos de que nos concedan el crédito personal.
  • Es mucho más probable que una de las entidades financieras con las que tenemos deudas actualmente nos agrupe el total, que pedírselo a un banco nuevo. Básicamente porque la entidad financiera nueva pensará que no debemos ser muy buenos clientes si acudimos a ella en base a que los bancos que conocen nuestra trayectoria no nos quieren dar más dinero.
  • Aportar avalistas solventes, con empleos fijos, altos ingresos y bienes inmuebles puede ser imprescindible en muchos casos.
  • Nuestra situación económica y estabilidad laboral es básica. Un funcionario a priori tiene muchas más posibilidades de conseguir una agrupación que un autónomo o un empleado temporal.
  • Tener o no tener las deudas al día. Si tenemos impagos o estamos pagando con retrasos los recibos, es más que probable que nos denieguen el nuevo préstamo unificador.

Responder a la siguiente pregunta nos ayudará a saber hasta qué punto somos capaces de reunificar deudas personales:

¿Estamos seguros de poder devolver el dinero?

Si nosotros tenemos dudas, imaginemos las que tendrá una entidad financiera.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?

Reunificar deudas y préstamos sin hipoteca es una operación financiera que consiste en agrupar todas las deudas anteriores en un nuevo préstamo personal, pasando a pagar una sola cuota.

  • ¿Es sencillo agrupar deudas personales?

En absoluto, al no existir garantía real (inmuebles), es más difícil que nos den el crédito. Los bancos con los que tenemos más posibilidades de éxito son a los que ya debemos dinero, sea por préstamos personales, sea por tarjetas de crédito. Acudir a una nueva entidad financiera es posible, pero no es sencillo convencerla de que asuma deudas personales que los otros bancos acreedores no han querido refinanciar.

  • ¿Qué pasa si no pago?

Que pueden ir contra todo tu patrimonio e ingresos presentes y futuros. Nunca hay que juntar deudas para seguir gastando más de lo que ingresamos en el presupuesto familiar, sino para pagar menos al mes y poder asumir todos los gastos con nuestros ingresos. Si nos endeudamos sin sentido, acabaremos impagando créditos, los bancos usarán sus abogados, que pueden embargarnos nóminas (hay un mínimo inembargable) y otros bienes, actuales o que tengamos en un futuro.

  • ¿Hay bancos especializados en reunificar deudas?

Actualmente no hay entidades financieras que se dediquen a reunificar deudas, ni con base hipotecaria ni personales. Es posible que en el futuro, si la economía española crece con fuerza y el desempleo se reduce de forma muy importante, aparezcan de nuevo bancos especializados en estas operaciones, pero no será pronto.

Ver este video: PRESTAMOS AL INSTANTE CON GARANTIA PRENDARIA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *