pedir dinero prestado

Cuando habitualmente hablamos del término prestamista, mucha es la gente que lo realiza con tono despectivo o, cuando menos, con un claro tono de desconfianza. Y es que el término en sí es habitualmente empleado para referirse a aquella persona que presta dinero como profesión. con claros beneficios por ello, abusando de intereses y muchos incluso, lo asocian con conceptos como usura o mafia.

Y es que la cultura popular ha hecho que llamar prestamista a alguien sea considerado como algo peyorativo y realmente no tiene porqué ser así.

Todo ello porque cuando el que presta es una entidad financiera o incluso una sociedad, la idea de prestamista como quien presta dinero está bien considerada, pero cuando es una persona física el que realiza esta actividad, se considera con tono negativo.

No obstante, cada uno de los actos en los cuales alguien cede el uso o derecho de algo, físico o dinero, a cambio de que en un futuro determinado se le sea devuelto con un incremento de valor, generalmente dinero, a lo que se le llama intereses, es realmente un préstamo y, por lo tanto, la persona que cede o deja el bien o el dinero, sea persona física o jurídica, pasa a tener la denominación de prestamista y no por eso debe de tener connotaciones negativas de ningún tipo .

¿Si en la cesión de un dinero o de algún bien a alguien no hubiese contraprestación de algún tipo, o sea, intereses, se podría hablar de préstamo y, por lo tanto de que exista un prestamista?

La respuesta es fácil. Imaginaros un padre que presta 6.000 euros a un hijo para que adquiera un coche y decide que se los devuelva cuando pueda en un plazo máximo de 10 años pero que no le cobra intereses por ello. ¿Hay un préstamo? Pues claro que sí. ¿Hay intereses? Pues también, pero en este caso el tipo de intereses a aplicar es del 0%. Si hay préstamo implica que hay prestamista.

¿Qué ocurriría si el padre le diese el dinero al hijo sin necesidad de que se lo devuelva en un futuro? No podríamos hablar ni de préstamo ni de prestamista, ya que el padre se lo "da" o "regala" sin obligación de restituirlo en el tiempo futuro. Sería un regalo o más bien, atendiendo a la normativa jurídica, sería una donación.

pedir dinero prestado

¿Cuál es la característica principal que debe tener un préstamo?

Estos dos ejemplos nos permiten claramente el determinar cuál es la característica fundamental que debe de tener un préstamo para poder ser considerado jurídicamente como tal, y es el de la cesión temporal. Es decir, siempre que lo que se preste por parte del prestamista deba de ser devuelto en el futuro, con o sin intereses o remuneración, se podrá decir que es un préstamo. Si no existe esa obligatoriedad de la devolución futura, ni habrá jurídicamente un préstamo ni por lo tanto un prestamista y/o prestatario. la persona que va a recibir el bien o el dinero a prestar.

La remuneración o no, no es lo que determina la existencia de préstamo. Si por ejemplo cualquiera de nosotros dejamos nuestro coche a un amigo porque tiene el suyo en el taller para que lo use mientras no se lo devuelven, realmente le estamos cediendo el uso de una propiedad que es nuestra, se lo estamos prestando y, como normalmente no se le cobra al amigo por dejarle el coche, no hay remuneración. Todo ello no es obstáculo para poder decir que lo que realmente estamos haciendo es prestarle el coche y nosotros somos prestamistas.

Aun así, hay que reconocer, que cuando a alguien se le llama prestamista, el carácter negativo de ello va unido.

Mejores Créditos del momento

Ver este video: La letra de cambio y el aval


Ver este video: ¿Está bien pedir prestado para invertir en tu negocio?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *